Signos de unas Glándulas Linfáticas Obstruidas y 10 Formas de Limpiarlas

Signos de unas Glándulas Linfáticas Obstruidas y 10 Formas de Limpiarlas

4414
0
Compartir

Un punto principal para mantenerse saludable es el asegurarnos de identificar y eliminar toxinas que ingresan a nuestro organismo; esto hará que protejamos nuestro organismo de manera efectiva.

Anuncio

Nuestro organismo contiene muchos sistemas compuestos por diferentes órganos y glándulas para asegurarse de que esto ocurra. Debido a unas glándulas linfáticas obstruidas, el funcionamiento de muchos de estos sistemas se ve comprometido, pudiendo llegar a una disfunción total.

Como un elaborado sistema de drenaje, el sistema linfático consiste en: el bazo, nódulos linfáticos, la glándula timo y las amígdalas.

Anuncio

Al absorber un exceso de toxinas, grasa y fluidos de los tejidos corporales y de la sangre, limpia las células. El hígado y los riñones filtrarán la sangre.

Sin embargo, nosotros contaminamos constantemente a este sistema con nuestras deficiencias nutricionales, carga de toxinas y la falta de actividad física.

Signos Comunes de unas Glándulas Linfáticas Obstruidas que Necesitan Limpieza:

  • Problemas a la piel.
  • Heridas inexplicables.
  • Desórdenes digestivos.
  • Infección a los senos paranasales.
  • Sobrepeso o celulitis.
  • Dolores de cabeza.
  • Artritis.
  • Fatiga crónica.

lin

Factores que debes considerar para ayudarte a limpiar el sistema linfático:

Hacer Ejercicio: Es la mejor estrategia si tu sistema linfático se encuentra tóxico.

Tratamientos Alternativos: Masajes y Acupuntura contribuyen a estimular el flujo de la linfa y la eliminación de toxinas del cuerpo.

Duchas Calientes y Frías: el agua caliente dilata los vasos sanguíneos y el agua fría los contrae. Alternadamente, se crea un efecto de bombeo, lo que fuerza a cualquier fluido estancado a salir del cuerpo. Si tienes problemas al corazón o si estás embarazada debes tener cuidado con este tratamiento.

Cepillado en Seco: hacerlo antes de ducharse.

Bebe Suficiente Agua Pura: puede que sea un tanto difícil si vives en la ciudad. Puedes invertir en un sistema de purificación de buena calidad y evitar el cloro, el flúor y otros componentes tóxicos que se encuentran en el suministro de agua potable.

Evita la Ropa Restrictiva: la ropa ajustada tiene un impacto negativo sobre la circulación linfática, produciendo bloqueos y acumulación de toxinas en diferentes partes del cuerpo. Se debe evitar la ropa ajustada lo máximo posible.

Da respiraciones profundas: esto ayuda a bombear la linfa apropiadamente, ya que el cuerpo contiene 3 veces más cantidad de fluido linfático que sangre.

Come alimentos que mejoren el flujo linfático: ingiere alimentos como: semillas de linaza, algas, nueces, almendras, frutas bajas en azúcar, chía, ajo, aguacates (paltas), verduras de hojas verdes, arándanos.

Estos alimentos aportan minerales, vitaminas y enzimas necesarias para una limpieza más efectiva.

Evita todo lo que produce estancamiento de la linfa: lamentablemente, es imposible lograr la limpieza si continuamos contaminando nuestro cuerpo con toxinas. Debes evitar productos compuestos de petróleo, parabenos y ftalatos. Promueve la salud linfática evitando:Lácteos y carnes en exceso, granos refinados, soya, azúcar blanca, sal de mesa, endulzantes artificiales, preservantes y aditivos, alimentos procesados.

Toma Hierbas que estimulan el flujo de la linfa: son naturales y hacen esta tarea a favor de la linfa estancada: perejil, astrágalo, hierba carmín, echinacea, cilantro, trébol rojo.

Como ves, se necesita un enfoque multifacético para limpiar el sistema efectivamente. Asegúrate de incluir varias soluciones si quieres obtener resultados.

Anuncio